Libros antiguos de Avicultura

... algunos títulos de obras originales españolas, que sin duda marcaron época en su tiempo y que en muchos casos fueron incluso "bestsellers" como "El Arte de criar gallinas" del Prof. S. Castelló, del que en un año vendió mas de 10.000 ejemplares; otras obras del Profesor Castelló fueron: "El Catecismo del Avicultor" (1925), "Las gallinas y sus productos" (1934), "Avicultura: curso de gallinocultura e industrias anexas", "La avicultura en el campo" (1941) y "Apuntes deHistoria de la Avicultura" (1948).

Desde 1899 en que se publicó "Cria lucrativa de gallinas" de D. Diego Navarro Soler, se produjeron obras muy significativas entre las que destacamos: "La gallina" de J. Montellano (1919), "El corral y sus huéspedes" de M. Escandón (19101, "Las aves y sus productos" de Santos Aran (1921), "Avicultura Industrial" de J. Rubio (1923) , "Curso Practico de Avicultura" de M. Pijoan, "Apuntes de Avicultura" y "Gallinas y gallineros" de R. Crespo (1927 y 1929). "Orientaciones avícolas" de F. Hidalgo (1928), "Divulgaciones avícolas" de A. Barceló (1944) , "Manual de Avicultura" de J.M.' Lasheras (1951), "El nuevo arte de criar gallinas" y "Curso de gallinocultura" de Federico Castelló (1950 y 1956) y "Enciclopedia de la Avicultura" de César Agenjo(1956)

La Alimentación de las Gallinas

 

 

Las gatas gestantes necesitan mayor

cantidad de calorías y proteínas para

garantizar un correcto desarrollo de los

gatitos y proporcionar la energía necesaria

para hacer frente al periodo de lactación.

 

El líquido que sale de las glándulas mamarias

durante los primeros días tras el parto se de-

nomina calostro

  • Transfiere anticuerpos

  • Proporciona una fuente energética

    concentrada.

  • Proporciona una fuente concentrada en

    nutrientes seleccionados.

  • Produce un efecto laxante que ayuda al

    gatito a eliminar el primer desecho fecal

 

¿Para hablar de la alimentacion de las gallinas empezamos hablando de gatos?

No está de más.

Aunque todas las comparaciones son odiosas, no está de más para entender la importancia de la alimentación en la gallina.

 

Conviene recordar que la gallina efectua primero el parto y después la gestación fuera del cuerpo.

Tiene que poner en el huevo todos los ingredientes para que un nuevo pollito se pueda desarrollar, incluidos los calostros y lo tiene que hacer todo en un día.

Despues ya no tiene oportunidad de añadir nada más.

Con la particularidad de que el pollito recien nacido es capaz de moverse y alimentarse, es totalmente independiente y autonomo, desde los primeros momentos de su vida.

Con la particularidad de que es capaz de vivir varios días sin comer, mientras aprende y se adapta a los alimentos disponibles, aunque sigue creciendo y desarrollandose a partir de los nutrientes almacenados antes de salir del huevo.

 

Un pollito de gallina pesa al nacer del orden de 40 gramos y al cabo de una semana puede llegar a pesar 135 gramos, lo que significa que habrá multiplicado su peso por tres.

Suponiendo que esté bien alimentado y que sea de buena raza.

Se ha demostrado que los pollos crecen más y se desarrollan con mejor salud y vigor cuando han recibido un alimento adecuado a partir de las 12 horas de nacido.

Ya hemos dicho que pueden pasar varios días sin comer, pero no es lo mismo.

El resto de su vida depende de recibir alimento suficiente y adecuado desde el primer momento.

 

Un estudiante de veterinaria se encontrará, tarde o temprano, con una pregunta similar a ésta:

 

Pregunta:

 

En el mes de junio, un avicultor que fabrica su propio pienso (11 MJ EM/kg, 14% PB, 3.5% Ca) acude a usted para ser asesorado sobre las modificaciones a realizar en el pienso habitual, del cual las ponedoras consumen de media 120 g diarios. Usted le asesora sobre la concentración energética, proteica y de calcio en los piensos de verano, así como sobre el consumo aproximado de ese pienso de verano.

 

 

 

Respuesta:
- Ingestión de pienso durante el verano, asumiendo una temperatura media de 30 ºC en el interior de las naves: 120 g x [1 - 0.015 x (30 ºC - 25 ºC)] = 110 g 
- Ingestión energética habitual de las ponedoras: 0.120 kg x 11 MJ EM/kg = 1.3 MJ EM
     - Concentración energética de los piensos de verano: 1.3 MJ EM/0.110 kg pienso = 12 MJ EM/kg
- Ingestión proteica habitual de las ponedoras: 120 g pienso x 0.14 g PB/g pienso = 17 g PB
     - Concentración proteica de los piensos de verano: 17 g PB/110 g pienso = 15.5% PB
- Ingestión de calcio habitual: 120 g pienso x 0.035 g Ca/g pienso = 4.2 g Ca
     - Concentración de calcio en los piensos de verano: 4.2 g Ca/110 g pienso = 3.8% Ca

 

 

Nada más lejos de mi intención lo de intentar aclarar los conceptos y fórmulas expresadas.

Solo es un ejemplo con el que pretendo ilustrar que un cambio de cinco grados en la temperatura ambiente requiere una adaptación de la fórmula del pienso para mantener la buena alimentación de las gallinas.

Los aficionados deberíamos asumir ese concepto, partiendo de la base que la buena alimentación es imprescindible para el mantenimiento de la salud del individuo.

 

La alimentación de las gallinas se ha estudiado mucho buscando el máximo rendimiento y eficiencia económica.

Producir más carne y huevos con menos pienso es el objetivo primordial de la industria avícola.

Generalmente no es ese el objetivo entre nosotros, los aficionados a la avicultura, pero nos sirve para adaptarlo a las necesadades particulares de nuestras gallinas cuyos requerimientos nutricionales no son tan exigentes como los de las gallinas ponedoras y los pollos industriales.

 

Se da la circunstancia de que esos pollos y esas gallinas ponedoras industriales tienen padres.

Buscando por ahí, he encontrado el siguiente comentario que me parece interesante.

 

 

En España se mantienen unos 2.5 millones de reproductoras de líneas de puesta, y unos 5 millones de reproductoras de líneas de carne. Las reproductoras (pesan 3-4 kg) también comienzan la puesta hacia los 5 meses de edad; la puesta dura unos 8 meses, durante los cuales ponen 160-180 huevos fecundados, de los que se obtienen 130-150 pollitos. El índice de conversión es 400-450 g de pienso por pollito producido.

 

Se me ocurre que los reproductores padres de las estirpes industriales son más parecidas a las razas tradicionales o autoctonas que nos interesan a los no profesionales.

También sobre la alimentación y la salud de los reproductores se ha estudiado mucho.

 

 

Empezaremos por la cria y recría de los pollitos que llegaran a ser nuestros reproductores de los próximos años.

Manejo general en la crianza
El período de crianza es de la mayor importancia en la vida de los reproductores: la productividad
de una manada depende en gran parte de ajustarse a los objetivos de peso de las aves desde
temprana edad.
Los objetivos durante el período de crianza son:
- Un rápido crecimiento para llegar al peso corporal objetivo a 5 semanas de edad
- Unas buena uniformidad desde el principio
- Una excelente viabilidad
El período desde el nacimiento hasta las 5 semanas es clave: se está construyendo el esqueleto y se desarrollan los órganos vitales y el sistema inmunitario. Cualquier retraso en el crecimiento se reflejará en una reducción del peso vivo a 16 semanas y en los resultados posteriores. La facultad de los pollitos reproductores para resistir a las enfermedades y responder a las vacunaciones
puede verse afectada.

En el caso de La Joya de Tibi habría que estudiar y establecer el peso objetivo a las cinco semanas de edad.

En cualquier caso es algo que se consigue con un buen manejo y una buena alimentación.

 

Programa de alimentación
La gama de dieta aconsejada para el período de recría podría adaptarse a la evolución real del
desarrollo corporal y esquelético de las pollitas.
La dieta de arranque recomendada desde el primer día hasta 4 semanas podría alargarse hasta
5 ó 6 semanas para asegurar el desarrollo esquelético. Este tiene lugar en su mayor parte durante las primeras 8 semanas del período de crianza.
La dieta de crecimiento recomendada desde las 4 a las 10 semanas podría alargarse hasta las
11 o 12 semanas con el fin de asegurar el crecimiento. Como el objetivo del período de recría es
también asegurar el desarrollo del tracto digestivo, esta dieta de crecimiento, que es de un
elevado contenido en energía, no debería suministrarse después de las 12 semanas, pues se
corre el riesgo de reducir el desarrollo del aparato digestivo y el consumo de pienso al comienzo
de la puesta como consecuencia de la utilización de un pienso demasiado energético.
La distribución de una dieta de desarrollo hasta las 16 semanas ayudará al desarrollo de la
capacidad del buche gracias a su menor nivel de energía que la anterior y también ligeramente
menor que la dieta de pre-puesta o el pienso de puesta.
Con objeto de asegurar el desarrollo del hueso medular, que actúa como reservorio del calcio que será liberado para la formación de la cáscara del huevo, aconsejamos el empleo de un pienso de pre-puesta durante las 2 semanas anteriores al 2 % de producción.
 

(Continuará)

(continuará)

 

Puedes llamar a Mandi 965101238, presidente de la asociación, para cualquier cosa relacionada con la asociación.

También me puedes llamar a mi para cualquier cosa relacionada con este Blog y sus contenidos.

Tomás Lopez 628 65 29 59